Haciendas y Jardines

Recomendados

CUE
  BIENVENIDO!!! CUERNACARVALET S.A. DE C.V. VALET PARKIN...
JIUTEPEC
      En Villa San Gaspar pensamos en que los detall...
POEZIA
        Jardín, Restaurante y ExperienciaPara tod...

¡Bienvenido!

Te ofrecemos una amplia gama de haciendas y jardines para esos momentos tan importantes.

Una boda o casamiento es una ceremonia religiosa o civil, mediante la cual se celebra el comienzo del matrimonio. Generalmente una boda es un rito que formaliza la unión entre dos personas ante una autoridad externa que regula y reglamenta el procedimiento, el cuál genera compromisos contractuales u obligaciones legales -según las legislaciones- entre las partes o contrayentes.

La ceremonia se compone de varias partes, que varian dependiendo del rito, las más comunes en el mundo occidental son: la presentación ante la autoridad (sacerdote, juez, alcalde, etc), manifestación expresa de los novios por constituir la relación contractual y el intercambio de anillos. Sin perjuicio de ello, existen también ceremonias no convencionales para parejas que no desean o que no se encuentran en condiciones de acceder a una ceremonia tradicional (civil o religiosa).

Muchas son las tradiciones que sugieren lo que se debe hacer en cada etapa de una boda, desde su organización, la vestimenta y el festejo hasta el viaje de novios o luna de miel. Aunque hoy en día en occidente están cambiando muchas de estas costumbres, siguiéndose en muchos casos únicamente algunas de ellas.

Las supersticiones que rodean a la celebración de un matrimonio tienen los más diversos orígenes y fundamentos, estos son algunas de ellas, aunque cada una es seguida únicamente en algunas partes del mundo.

LAS HACIENDAS

¿Te imaginas verte descansando entre los muros de un antiguo casco de hacienda?

convertido en un original y lujoso hotel de 5 estrellas y con boutique en donde podrás hacer realidad esos deseos.

HACIENDASLa historia está allí, en cada muro: la riqueza convertida en arquitectura, la fiebre religiosa de los hacendados, las condiciones de explotación de los trabajadores, la excentricidad de algunos propietarios, el pausado transcurrir del tiempo. 

Las haciendas jugaron un papel económico y social determinante en México desde que surgieron en el siglo XVI hasta su decadencia en el siglo XX.

Aunque casi todas nacieron como espacios agrícolas, fueron transformándose y se diversificaron: hubo haciendas algodoneras, cacaoteras, cafetaleras e incluso pulqueras. Algunas exportaron granos o henequén en grandes cantidades; otras se dedicaron al ganado y la crianza de toros de lidia. Hubo, desde luego, haciendas mineras. En sus patios, caballerizas y capillas se vivieron episodios esenciales de la guerra de INDEPENDENCIA y laREVOLUCION. 

Después de cambiar de manos infinidad de veces, de ser expropiadas, rematadas y abandonadas, muchas de estas haciendas fueron rescatadas a finales del siglo XX y principios del XXI para convertirse en hoteles.

Aunque no todas son igual de lujosas, sí tienen algo en común: combinan arquitectura y naturaleza para crear espacios diferentes, donde reina un aire de sensualidad.

¡Conócelas donde podrás encontrar el lugar ideal para ese sueño tan especial!

Las haciendas son construcciones que surgieron en nuestro país a partir del siglo XVII con las primeras encomiendas de tierra que la Corona Española otorgara a sus soldados de más alto rango, luego se consolidaron como el pilar de la economía colonial y la propiedad más característica del México Novohispano.

Es en estos lugares donde se daba la producción de la ganadería, minería, cereales, producción del pulque, henequén, del azúcar, algodón, del vino y el café.

En las haciendas como centros de administración y control financiero también se concentraban gran parte de la vida social y política del país.

 

En México podrás encontrar un sin número de haciendas repartidas por todo el territorio, algunas han sido vendidas o abandonadas pero otras han quedado al cuidado de sus propietarios cuyo mando se ha pasado de generación en generación; unas más han resurgido con todo su esplendor gracias a los cuidados y restauraciones previa amplia investigación histórica y arquitectónica hecha por instituciones especializadas como lo es el INAH.